Si no queda satisfecho puede devolver el producto

 

El cliente dispone de la posibilidad de devolver un producto comprado siempre y cuando se cumplan las siguientes condiciones:

El plazo para solicitar la devolución sea inferior a 7 días después de la fecha de recepción del producto.

La devolución debe estar solicitada previamente a Mandis Shop S.L. mediante correo electrónico y el pedido devuelto debe ir acompañado del código de RMA que la empresa facilitará al cliente cuando solicite la devolución.

Una vez se haya dado la conformidad de aceptación de devolución al cliente, éste dispone de 7 días para hacernos llegar el artículo a devolver, pasado ese periodo de tiempo el artículo será rechazado. Toda devolución debe ir acompañada de su factura de compra, en caso contrario no se procederá a la devolución y volverá a enviarse el artículo al cliente. Tanto material como los embalajes originales deben estar en perfecto estado.

Los gastos reales del coste de transporte junto con los de la preparación y manipulación del pedido ascienden a los 1.05 euros más el importe de los gastos de envío, por lo que a pesar de que el cliente sólo pague los gastos de envío en concepto de envío, si devuelve el pedido por motivos ajenos a la empresa, se le descontarán 1.05 euros más los gastos de envío que pagó.

Los gastos de devolución del artículo irán a cargo del cliente.

Al importe a devolver también se descontará, en concepto de los costes bancarios que la empresa debe pagar por dichas operaciones, la siguiente cantidad:

1,00 euro si la devolución del importe se hace a la tarjeta mediante la cual se hizo el pago.

2,00 euros si la devolución del importe debe hacerse por transferencia bancaria.

Los gastos de devolución del artículo irán a cargo del cliente.

Quedan excluidos de este tipo de devolución:

Aquellos productos que no están en stock en el momento de la compra y que por lo tanto han sido pedidos al proveedor especialmente para el cliente.

Los mandos a distancia de tipo universal (se entiende por mando universal aquellos que no son ni originales ni equivalentes o de sustitución), el comprador asume el riesgo de que el mando no pueda valer para su modelo de aparato.

Cerrar